Saltear al contenido principal
CAFÉ DEL ESCRITOR: IDEAS, PASATIEMPOS, MARKETING Y RECURSOS PARA ESCRITORES

Tipos de narradores en un texto y focalización

Todo el mundo sabe lo que es un narrador y más o menos los tipos que existen, pero no tantas personas conocen el término focalización narrativa. Y lo cierto es que nuestra escritura se puede ver muy beneficiada si manejamos y distinguimos estos conceptos. ¿Pero cuál es la diferencia?

Tan solo hay que responder a dos preguntas:

  1. ¿Quién narra? (Narrador)
  2. ¿Quién ve/percibe? (Focalización)

Es decir, el narrador es el ser ficticio que relata los acontecimientos, mientras que la focalización es el punto de vista del narrador para contar una historia.

¿Pero cuántos tipos de narradores y de focalizaciones hay?

Es decir, todos conocemos al narrador omnisciente, al narrador en primera persona, al narrador en tercera persona… Pero ¿cuántos existen? ¿Quién se ha encargado de hablar de ellos?

Hay que tener en cuenta que la narratología, aunque con una larga tradición, bebe mucho del estructuralismo. Esta es una corriente filosófica que considera el objeto de estudio como una estructura formada por elementos que se relacionan entre sí.

Puede sonar complejo, pero lo que querían los estructuralistas era una metodología científica para elaborar teorías objetivas de cualquier materia. Y Gerard Genette utilizó estas ideas para clasificar los rasgos principales de una narración: orden, duración, frecuencia, distancia, perspectiva y voz. Aunque aquí nos vamos a centrar solo en la voz y en la perspectiva.

¿Qué tipos de narradores hay?

Según el punto de vista del narrador que relata los hechos, nos encontramos con:

  • Narrador extradiegético: este tipo de narrador no suele participar en la historia y la cuenta desde fuera. Se le conoce también como narrador en tercera persona y a su vez puede ser omnisciente (si está en todas partes y lo ve y lo sabe todo) u observador (si sabe solo lo que podría conocer alguien que está observando la escena).
  • Narrador intradiegético: es el narrador que forma parte de la historia narrada, por lo que opina y juzga sobre lo que acontece. También se le conoce como narrador en primera persona o narrador interno. Este puede ser un personaje protagonista o simplemente un testigo.

Según la participación del narrador en los hechos que relata:

  • Narrador heterodiegético: el narrador se encuentra fuera del mundo de la historia. Es decir, no pertenece a ella.
  • Narrador homodiegético: el narrador es uno de los personajes de la historia. Es decir, forma parte de ella.
  • Narrador autodiegético: se trata de un narrador homodiegético especial. En este caso, el narrador es el propio protagonista de la historia que está relatando.

También podemos hacer una distinción entre un narrador manifiesto y uno encubierto. El primero de ellos es el que tiene una personalidad propia y expresa sus opiniones a medida que relata la historia. Por otro lado, el narrador encubierto es anónimo, no le da ningún tipo de información sobre él a los lectores.

Tipos de focalización narrativa

Como ya hemos mencionado, el narrador transmite la historia, pero necesita hacerlo desde un punto de vista concreto. Por ejemplo, puede ser un narrador omnisciente y saber todo sobre la historia o puede adoptar la perspectiva limitada de alguno de los personajes. Para diferenciar la voz narrativa (el narrador, la persona que habla) de la perspectiva que utiliza (quién ve o percibe), Genette introdujo el término focalización.

  • Focalización externa: se da cuando el sujeto focalizador se encuentra en el nivel de la transmisión narrativa. Es como si una cámara grabase lo que está sucediendo, pero no aportase más información. Solo conocemos lo que está pasando, pero no lo que los personajes piensan o sienten. Es decir, cuando se usa una focalización externa, el narrador sabe menos que los personajes.
  • Focalización interna: se da cuando el foco coincide con uno de los personajes de la historia. Lo interesante es que podemos ver el mundo a través de los ojos de este personaje y saber lo mismo que él.
  • Focalización cero: en este caso, el narrador es omnisciente. Sabe más que todos los personajes juntos.

A su vez, la focalización puede ser fija, variable o múltiple.

  • Fija: no cambia a lo largo de la historia. Percibimos los eventos de la historia desde la perspectiva de un único personaje.
  • Variable: el personaje focal cambia. La historia la percibimos a través de los ojos de distintos personajes, que nos relatan escenas distintas.
  • Múltiple: percibimos un mismo acontecimiento a través de los ojos de diferentes personajes.

A la hora de escribir debemos tener claro tanto nuestro narrador como la focalización elegida. De la misma forma que no pasaríamos de primera a tercera persona en mitad de un capítulo, tampoco podemos cambiar el foco a la ligera. Sin darnos cuenta podemos cometer este error, pero el resultado genera una gran confusión en el lector. Por eso debemos ser consistentes con el tipo de narrador y focalización narrativa que usemos desde el principio.

¿Y tú? ¿Conocías la clasificación de Genette? ¿Qué tipo de narrador y qué focalización sueles usar? ¿Te he conseguido animar para probar algo nuevo?

Esta entrada tiene un comentario

  1. Hola, gracias por el artículo, desde que recuerdo escribo ,por alguna razón no consideraba q fuera bueno lo q escribía ,,simplemente los desechaba en este ultimo tiempo no se se que cambio en mi que comencé a tomar esto en serio y leyendo muchas veces lo q tenia escrito comencé a cuestionar al narrador que pensaba?? Quien era?? Que sentía cuando contaba la historia ??respondiendo estas preguntas logre enfocarme .muchas gracias por la información ahora mis análisis serán mas acertados y será fácil escribir con conocimientos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba