Saltear al contenido principal
CAFÉ DEL ESCRITOR: IDEAS, PASATIEMPOS, MARKETING Y RECURSOS PARA ESCRITORES

Personajes arquetipo, tropos y clichés en la literatura

Al ser humano le encanta encontrar patrones. Cuando leemos o consumimos cualquier tipo de ficción, nos damos cuenta de que hay tipos de personajes, situaciones o motivos que se repiten una y otra vez dependiendo del género. Estos patrones se pueden dividir en tres: arquetipos, tropos y clichés.

¿Qué es un personaje arquetipo?

Si nos centramos en los personajes, el arquetipo sería como la columna vertebral que los mantiene en pie. Se trata del rol que tienen en la historia y que es culturalmente reconocible. Por ejemplo, el héroe, el villano, el ayudante… Pero el personaje arquetipo no es más que un maniquí sin vestir: cumple una función, pero no tiene personalidad. Como escritor, te sirve de base para desarrollar a un buen personaje. Una vez que sabes su rol, es hora de descubrir qué le gusta, cómo se comporta, cómo ha sido su vida… Es decir, todos esos pequeños detalles que convierten a un personaje plano en uno más humano, más complejo. A pesar de que compartan el mismo papel, no todos los héroes son iguales, ni tampoco los villanos.

Clichés en la literatura

Siguiendo con el mismo ejemplo, el cliché es cuando al maniquí se le viste tantas veces de la misma manera que resulta predecible. Por ejemplo, cuando abrimos un libro de fantasía, prácticamente esperamos que el protagonista sea huérfano. Un cliché es eso, una idea que se repite tanto en un género que, aunque en su día fuese innovadora, termina por aburrir. Es un término un poco más subjetivo, ya que, ¿cómo sabemos que un tipo de personaje, situación o expresión se ha usado demasiado? La mayoría de las veces, llamamos cliché a un tropo usado con pereza.

arquetipo de héroe

¿Y los tropos, cuál es la diferencia?

Para mí, el tropo es un punto intermedio. El tropo te da la información que necesitas para saber que la historia te va a gustar, pero no es lo suficientemente concreto como para que sea predecible o aburrida. Es sugerente, pero no explícito. Es como si el maniquí estuviera vestido con una camiseta que ya has visto antes, pero en otro color, y, además, es posible que no reconozcas sus pantalones. Como cuando conoces por primera vez a alguien y sabes que te va a caer bien porque su forma de hablar o de vestir te recuerda a la de un amigo. Los tropos te hacen sentir tanto lo suficientemente seguro, porque ya has leído algo similar antes e intuyes que te va a gustar (o no); como interesado, ya que no sabes con certeza lo que va a pasar.

cliché en literatura

¿Por qué usar tropos como recurso?

Hace unos meses me leí Heaven Official’s Blessing (Tiān Guān Cì Fú), una webnovela china del género danmei. Estaba pasando por una etapa complicada en la que me costaba muchísimo leer y ninguna historia terminaba de engancharme lo suficiente como para terminarla. Entonces di con esta monstruosidad de novela de casi 800.000 palabras (más que las que tienen los 5 primeros libros de Harry Potter juntos) y me la bebí en nada. ¿Por qué? Por muchas razones, pero una de ellas es que la autora usa una cantidad de tropos increíble (claro, espacio tiene de sobra), pero siempre sabe darle la vuelta para hacerlos interesantes. Podéis consultarlos en TV Tropes si os interesa.

Los tropos son la razón por la que, cuando estoy triste, abro Archive of Our Own en vez de uno de los libros de mi pila de pendientes. Porque busco familiaridad, porque quiero sentir lo mismo que he sentido mil veces, pero con algo diferente. Algo que sea lo suficientemente parecido como para captarme en un primer momento y lo suficientemente distinto como para conseguir que me quede pegada a mi silla hasta el final.

Los tropos son un buen recurso narrativo que usar en tus historias por esto mismo: son reconocibles, sabes que funcionan y conocerlos te ahorra tiempo. Es diferente enfrentarte a una hoja en blanco, aunque seas brújula, cuando sabes qué tipo de personajes, de dinámicas y escenas pueden darse en tu obra. Y, aunque mal usados consiguen el efecto contrario (poca originalidad, escritura perezosa), cuando se utilizan de forma inteligente o subversiva demuestras entender bien el oficio del escritor y el género en el que te mueves. Por eso es necesario conocerlos en profundidad.

triángulo amoroso

La cultura popular está repleta de tropos reconocibles. El elegido, el triángulo amoroso o la mujer fuerte son algunos de ellos que, por su sobreuso, se han convertido en clichés de la literatura juvenil. Y, a pesar de todo eso, dándole una vuelta puedes usarlo en una historia y que sorprenda. Por ejemplo, que en un triángulo en el que tanto A como B quieran estar con C en un principio, sean A y B los que terminen saliendo.

Como lectora asidua de fanfics estoy en continuo contacto con multitud de tropos. En 2019, unas amigas y yo decidimos organizar una antología de relatos originales que usasen justamente esos motivos, dinámicas y situaciones tan comunes en este tipo de literatura de internet. De ahí salió Fandom of our own, que lleva recibiendo buenas críticas desde su publicación en 2020. Su buena acogida ha sido tal que ha sido nominada a mejor antología en los Premios Ignotus. Esta obra es una prueba de que con unos motivos más que conocidos, se pueden crear historias realmente originales.

Por otro lado, desde hace un tiempo, se puede ver también a bastantes escritoras usando las etiquetas típicas de fanfiction para publicitar sus obras originales. ¿Y qué son las etiquetas sino una enumeración de tropos (y avisos de contenido)? Lo que quiero decir con esto es que a la gente le gustan los tropos, así que ¿por qué no conocerlos bien y usarlos cuando escribimos?

¿Qué pensáis? ¿Estáis familiarizados con estos conceptos? ¿Cuáles son vuestros tropos favoritos?

Soy graduada en Humanidades y en Traducción e Interpretación. Mi pasión por la escritura y todo lo mínimamente relacionado con ello me ha llevado a formarme también como editora, correctora y maquetadora. Como escritora me muevo entre mis tres géneros favoritos: fantasía, ciencia ficción y terror. Después de varios relatos publicados en antologías, De donde viene la magia, publicada con Literup Ediciones, es mi primera novela.

Esta entrada tiene un comentario

  1. Uno aprende mucho con ustedes, que buen sitio tienen. Leer post como este me hacen reflexionar acerca de lo poco del oficio del escribir, no basta tener el gusto, hay que estudiar mucho.

    Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba