Saltear al contenido principal
CAFÉ DEL ESCRITOR: IDEAS, PASATIEMPOS, MARKETING Y RECURSOS PARA ESCRITORES

Miedo a escribir: esa es la cuestión

Dudas. Miedo a escribir, a defraudar,  a no decir algo  nuevo, a  no superar lo ya escrito, o a exponerte demasiado. El miedo acompaña al escritor siempre. No solo al escritor novel, también al profesional. 

No importa el motivo que te lleva a escribir, es algo fuerte que te induce a comunicarlo.Simplemente, déjalo fluir. Atrápalo con palabras en un folio. Ya te ocuparás más tarde de darle la forma adecuada para que llegue al lector. A veces puede ser una idea vaga, poco concreta y que solo llegues a saber dónde lleva si consigues plasmarla en palabras. 

No vale ponerte excusas. Si realmente quieres expresar algo, debes intentarlo, no tengas miedo a escribir.  No importa cuánto se haya escrito sobre cualquier tema ya que, con total seguridad, no lo han visto con tus ojos ni sentido con tu sensibilidad. De la misma manera que un atraco no será la misma historia si la explica un testigo, que si la explica la víctima o si la explica el atracador, un escritor la narrará de distinta manera a otro. No porque estén en un lugar distinto sino porque son personas con una experiencia vital distinta. La misma historia no será igual explicada por alguien que haya sufrido una guerra que por un defensor de las armas, ni por alguien que lea  novela negra que por alguien que crea en las leyes del destino. Cualquiera de sus narraciones será distinta y será válida.

Nadie tiene tu historia vital, nadie más que tú mismo piensa y siente de la misma manera. Por eso todos y cada uno de nosotros podemos escribir.

Nadie, o muy muy pocos, tienen la virtud de escribir a la primera un texto bueno. La inmensa mayoría los revisa y reescribe muchas veces antes de darlos por acabados. Así que, no puedes pretender que tu primer borrador sea Hamlet. Es  posible que escribas páginas y páginas antes de descubrir una frase buena o el principio de algo que puede llegar a ser una novela. Es así. Créeme.  Nadie nace enseñado y, si eres constante, lo conseguirás.

Así que si tienes alguna idea, sensación, sentimiento, que puja por salir, no dejes que el miedo a escribir te frene, atrápalo, ya tienes el primer ingrediente para ser escritor. El resto  son el conocimiento de la lengua, la lectura y la constancia. Con todos ellos seguro que consigues narrar tu historia.

Montse Villares

Madre, mujer, persona y eterna aprendiz en la aventura de escribir y en el arte de vivir. Quiero atrapar la vida en palabras. Atrapar sensaciones y darles un nuevo aliento en las manos de un lector. En los últimos meses he tenido la oportunidad de parar, de detenerme para coger el pasado y sus lecciones de la mano, madurar lo aprendido, dar un paso al frente y compartirlo.

Soy miembro de la asociación literaria sin ánimo de lucro: Un munt de mots.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba