Saltear al contenido principal
CAFÉ DEL ESCRITOR: IDEAS, PASATIEMPOS, MARKETING Y RECURSOS PARA ESCRITORES

Las partes de un libro: conceptos básicos

¿Conoces bien cuáles son las partes de un libro, tanto por fuera como por dentro?

Tanto si tienes curiosidad por controlar un poco más el glosario específico que usan editores e impresores, como si quieres conocer bien cuáles son las partes de las que se compone un libro, este post es para ti. ¡Seguro que te viene perfecto antes de maquetar los archivos o pedir presupuesto para tu libro!

Vamos a ver las siguientes partes de la anatomía de nuestros amigos de papel y tinta:

PARTES DEL LIBRO EN SU EXTERIOR

Cubierta de un libro

Es la tapa delantera del libro. A menudo se la suele llamar portada, pero realmente no son lo mismo. La cubierta es un elemento exterior del libro, mientras que la portada forma parte de su interior. Lo mismo sucede cuando hablamos de contracubierta y contraportada. ¿Por qué existe esta confusión tan generalizada, especialmente cuando hablamos de diseño de portadas y en realidad nos referimos al diseño de cubiertas? Pues seguramente porque en el diccionario la definición resulta un tanto confusa y por la influencia de hablar de “portadas de revistas” o “portadas de discos”. No obstante, si vas a tratar con un impresor o un entendido del mundo editorial, ¡mucho mejor si la llamas cubierta!

La importancia de tener una buena cubierta ha crecido durante los últimos años porque vivimos en una cultura directa e inmediata. El consumidor es cada vez más visual y las editoriales apuestan, cada vez más, por cubiertas diseñadas por ilustradores profesionales. Si vas a auto publicarte, echa un vistazo al post con consejos para diseñar una cubierta eficaz para tener una idea de qué elementos son los que funcionan mejor

Contracubierta de un libro

Es la parte opuesta de la cubierta, la trasera. En la contracubierta suele figurar una sinopsis del libro con una fotografía del autor, el ISBN, el título del libro en pequeño y la colección a la que pertenece, así como algunas referencias corporativas de la editorial. Recientemente, las contracubiertas están apostando por el minimalismo siguiendo el estilo gráfico de la cubierta o simplemente dejando fluir partes de la ilustración principal de la cubierta. Cuando plantees su diseño, te recomendamos que utilices todo el potencial informativo de la contracubierta.

Debes saber también que, dependiendo de tu ubicación geográfica, el conjunto de cubierta y contracubierta se conoce también como tapa o tapas.

Lomo de un libro

El lomo es la parte lateral de las tapas del libro. Es uno de los grandes retos al preparar los archivos para imprenta. Especialmente en la autoedición e impresión amateur es fácil cometer errores graves al diseñarlo por desconocer cuál será el grosor exacto del lomo, que depende del gramaje del papel. Cuando eso sucede, el acabado final de ilustraciones a doble página o fotografías a sangre puede verse muy afectado.

La función del lomo de un libro es doble. Visualmente permite ubicar rápidamente el título del libro, autor y número de la colección en una estantería,  mientras que estructuralmente está pensado para compactar y dar sujeción a las hojas del libro mediante sus nervios. Su parte opuesta, donde tocas las hojas se llama el canto del libro.

Normalmente el diseño más recomendable de un lomo es en formato vertical ascendente, aunque puedes optar por un diseño vertical descendente o, si el grosor de tu lomo lo permite usar un formato horizontal. Ten presente que las imprentas cuentan con recursos online para que puedas calcular el grosor de los lomos y evitarte sorpresas. Déjate asesorar por profesionales. Ellos te enseñarán nuevos estilos de encuadernación como la encuadernación a la Suiza que puede evitarte muchos problemas.

Sobrecubierta de un libro

Se trata de un forro, también conocido como camisa, realizado con papel de un cierto gramaje. Se utiliza en las ediciones más cuidadas para proteger la cubierta de los libros. Es una parte extraíble que suele replicar en parte el contenido de la cubierta. Lo ideal es que juegue gráficamente con ella.

La sobrecubierta incluye también las solapas laterales o aletas que pliegan hacia su interior. A menudo las solapas laterales contienen una fotografía del autor y una breve sinopsis para explotar el poder comercial de este pequeño elemento del libro.

Faja de un libro

Es una sencilla cinta de papel ubicada sobre la cubierta o sobrecubierta que suele tener un buen gramaje. Está pensada como claim publicitario.

Habitualmente contiene una o dos frases en mayúsculas de enfoque mercadotécnico: “Una novela que te seducirá desde su primera página”, “La gran novela europea de entreguerras”, etc. También suele contener información relativa a los premios que ha recibido el libro, el número de ediciones impresas o un par de frases sinópticas. Su diseño suele jugar a contrastar o completar cromáticamente el diseño de cubierta.

PARTES INTERNAS DE UN LIBRO

La guarda de un libro

Es una parte que solo existe en los libros encuadernados con tapa dura. Su función es conectar el libro con la cubierta y la contracubierta. A menudo su diseño es simplemente blanco, así que si quieres destacar en el sector literario te recomendamos que las utilices para ubicar un patrón decorativo o icono que remita simbólicamente al contenido del libro y de un plus identitario a tu publicación. Si tu publicación no es de tapa dura, no tendrás guardas como tal.

Portadilla de un libro

También conocida como falsa portada o anteportada es una página opcional que precede a la portada y que se suele ubicar en la página 3. Normalmente contiene en caracteres más pequeños el título, colección y autor del libro. En ocasiones es utilizada para ubicar frases y citas o para depositar las dedicatorias del propio autor a sus seres queridos o a sus lectores. A veces la portadilla incluye pequeños recursos gráficos como guiños al contenido del libro. Aunque es una de las partes internas de un libro, nunca debe ir numerada.

Contraportada de un libro

Esta es otra de las partes de un libro cuyo nombre suele confundir a la gente pensando que se trata de la contracubierta. En realidad, la contraportada suele ubicarse en la página 4, queda enfrente de la portada y se la conoce también como frente-portadilla o frontispicio.

Antiguamente se utilizaba como página transicional entre la contraportada y la portada. Su fin era contener habitualmente ilustraciones alegóricas o de inspiración emblemática que fluían con el contenido del libro. Está cada vez más en desuso. Te recomendamos utilizarlo solo para libros con una cierta temática histórica, especialmente si tu libro está ubicado en un tiempo narrativo anterior al siglo XX.

Es una página muy opcional a la hora de estructurar las partes del libro por dentro.

Portada de un libro

Como decíamos más arriba, la portada suele ser confundida con la cubierta, pero en realidad es un elemento del interior del libro. Quizá para mitigar errores, es conocida también como portada de tripa, ya que la tripa es como se conoce a todo el interior de un libro.

La portada se ubica generalmente en la página 5, aunque puede. Está dedicada a situar el título, autor y editorial, número de edición, nombre del autor del prólogo, etc. Como nuestra cultura es cada vez más gráfica y visual, las portadas actuales también suelen incluir detalles de diseño relativos al contenido del libro.

Página legal

En ocasiones las editoriales son un tanto rígidas al plantear las partes internas de un libro y obligan a incluir una página exclusiva con los datos de todos los colaboradores y técnicos previamente al índice. Esta página informativa suele incluir el número de edición, de impresiones, el nombre y lugar de la imprenta y el resto de referencias legales ya mencionadas en otras partes del libro como Depósito legal e ISBN, pero de una forma más extensa y detallada.

Índice

El índice, como ya sabes, es la página que incluye el listado de capítulos junto con los números de página en que se hallan dentro del libro. Parece una página sencilla de hacer, pero puede ser una tortura dependiendo del tipo de libro y el número de capítulos que contenga. En general, te recomendamos situar tu índice en la página 9 y si puedes deja un par de páginas de cortesía para que su contenido respire y funcione mejor. Si autopublicas tu libro, ¡mucho ojo con referenciar correctamente las páginas al maquetarlo! Recuerda que herramientas como Word o InDesign te permiten construir tu índice de forma automática.

Prefacio o prólogo

El prefacio o el prólogo es un texto de presentación del libro, que se incluye en las páginas iniciales del libro para introducir a su lectura. Hay quienes no diferencian entre prólogo y prefacio, pero para muchos escritores y editores, no se trata del mismo concepto. Aunque ambos se sitúen al comienzo del libro, el prólogo se escribe al finalizar la obra y puede estar escrito por un tercero, mientras que el prefacio es una introducción del autor en la que puede explicar por qué escribe el libro en cuestión o narrar acciones de la novela previos al eje de la trama.

El prólogo es útil porque a menudo contiene revisiones, información complementaria, comentarios del editor o de algún académico especializado en el tema sobre el que versa el libro. También puede servir para promocionar a un autor novel si está escrito por un autor más popular o conocido. Hay ediciones donde el prólogo se extiende casi 15 páginas, pero no suele ser lo habitual.  

Cuerpo del libro

Tras todas estas partes, llega el contenido de la propia obra: el cuerpo del libro. Habitualmente suele ir dividido en capítulos, pero también puede incluir tomos, secciones, apartados y subapartados para organizar toda la información.

Al maquetar un libro, los inicios de capítulos deberían ir ubicados siempre en el lado derecho del lector, en página impar, ya que en occidente, la percepción visual de los humanos tiende a priorizar el contenido situado en la parte superior derecha de cualquier composición.

Generar una estructura ordenada y aprovechar el potencial de todas las partes de un libro dará un gran plus de profesionalidad a tu publicación. Esperamos haberte ayudado a conocerlas un poco mejor… ¡es hora de pluma (o teclado) y de un buen café!

Fuentes:

Bubok, Mariana Eguaras, Rigor TextualEditorial CalíopeCálamo y Cran

Entre mis autores favoritos se encuentran Michael Ende, Sharon Zukin, Primo Levi, Borges, Delibes, George Orwell, Jaroslav Hašek, Aldous Huxley, Manuel de Pedrolo, J.Kennedy Toole y tantos otras y otros. Durante los últimos 15 años he colaborado maquetando, diseñando y generando estrategias para el lanzamiento de diferentes revistas y libros, tanto en catalán como español.
Soy Doctor en Historia del Arte y Técnico en diseño gráfico-copywriter.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba