Saltear al contenido principal
CAFÉ DEL ESCRITOR: IDEAS, PASATIEMPOS, MARKETING Y RECURSOS PARA ESCRITORES

Cómo hacer la portada de un libro: 5 consejos para diseñar una cubierta eficaz

En realidad este post debería llamarse «como diseñar la cubierta de un libro» ya que lo que vemos en el exterior de un libro con un título e imagen diseñados para atraer nuestra atención no es la portada, sino la cubierta. Pero como es muy frecuente que la gente se refiera a ella como portada, hemos decidido mantener este título para que más escritores y amantes de los libros puedan encontrar este artículo. Sí, el puñetero SEO.

No obstante, para que queda claro: la cubierta de un libro es la tapa o la página cero y la portada es en realidad la página interior donde figuran el nombre del autor, el título y los datos de la editorial. Normalmente se ubica en la página 5. Pero vamos al tema que nos ocupa hoy. Lo que queremos es ofrecer numerosos recursos de calidad, consejos y trucos básicos sobre todo lo relativo a cómo hacer una portada de un libro, su cubierta y los elementos a tener en cuenta.

5 consejos para el diseño de cubiertas y portadas de libros

En Café del Escritor, como adictos a los libros, sabemos detectar de un vistazo qué cosas funcionan y cuáles no. No vamos a venderte ninguna moto. No somos “expertos” como todo el mundo se empecina en considerarse últimamente. Simplemente somos profesionales de diferentes ámbitos que hemos realizado numerosos proyectos que giran en torno al mundo de los libros y la escritura. Esta experiencia nos ha hecho enfrentarnos a varios problemas sobre cómo diseñar un libro tanto en su parte gráfica, tipográfica y textual como, incluso, frente al temido mundo de la impresión.

Consejo número 1: el color de tu cubierta comunica

La cubierta de tu libro debe transmitir visualmente las ideas y valores del mismo. Ten presente que el color comunica, tiene una identidad bastante fija en la cultura visual y posee una psicología propia, exactamente igual que cada libro. Te proponemos un ejercicio sencillo: ya que tú has escrito tu libro, detente un segundo.  Deja la mente en blanco, vuelve a ti y piensa en qué color tiene tu libro. ¿Qué sentimiento emana de él? ¿Qué color le asocias?

Si no consigues visualizar bien esta idea, te recomendamos consultar el libro de Eva Heller «Psicología del color: cómo actúan los colores sobre los sentimientos y la razón». Gracias a él, seguro que aprendes a utilizar adecuadamente los colores para convertir tu portada en el reclamo de tu libro. Piensa que el color que elijas y su gama también puede ser usados para otros elementos además de la cubierta del libro.

Te sugerimos que el diseño de la cubierta y la sobrecubierta tengan un cromatismo similar y que la faja sea contrastante. Si tu libro incluye capítulos extensos y tu edición te lo permite, el hecho de incluir una página de respeto con color o motivos ilustrados coloreados entre capítulos puede dar un plus extra a tu libro. Si no tienes muy claro qué color o gamas de colores quieres utilizar, te recomendamos la aplicación gratuita Adobe Color, anteriormente conocida como Kuler. Con esta sencilla rueda de colores podrás conseguir y crear diferentes gamas de colores: monocromáticos, complementarios y todo lo que imagines.

Consejo número 2: escoge bien la tipografía de la cubierta de tu libro

La tipografía es en sí misma una forma de comunicación visual. Utilízala de forma adecuada al disponerla en el diseño. Piensa en la jerarquía de tamaño de las fuentes del título, subtítulo y autor.

La escala del título debe ser proporcional al peso que quieres dar a la parte gráfica. En general te recomendamos que seas sutil. Crear un título gigantesco te aproximará visualmente a esas portadas de libros de autoayuda de finales de los años 80 y no creo que ni tú, ni tus lectores estén esperando eso. Aunque cada cubierta tiene su escala tipográfica y puede funcionar bien según su concepto de diseño.

Evita el uso de fuentes fantásticas y exageradas, a no ser que el contenido de tu libro fluya en esa línea. Ten presente que para el público los géneros tienen a nivel visual unas tipografías también asociadas. Conoce bien la diferencia entre las tipografías serif y sans serif. Básicamente las tipografías serif tienen remate o serifa en su base o ángulos, mientras que las tipografías san serif o de palo seco se presentan sin remates y su estilo es más moderno.

Si tu libro es de corte histórico te recomendamos para su cubierta una tipografía serif, si por el contrario el contenido de tu libro es más actual y habla sobre hechos a partir de los años 80 del siglo XX te recomendamos optar por una sans serif. Por supuesto, esto solo son convenciones de la cultura visual y las mentes creativas como la tuya pueden darle la vuelta a los cánones para crear cubiertas y portadas de libros originales, funcionales y exitosas. Mucho ojo también con las combinaciones tipográficas o font pairings. En general te recomendamos no más de un par. Si desconoces que combinación tipográfica usar el recurso Font Pair te será muy útil.

En cualquier caso, no intentes que la tipografía de tu cubierta sea la tipografía de lectura. Imprime tu manuscrito y analiza si con fuentes extravagantes la lectura es posible. Utiliza fuentes serif para tu cuerpo de texto, su lectura es mucho más agradable. En Internet tienes decenas de recursos para fuentes gratuitas como Google Fonts, Da Font, 1001 Freefonts. También webs profesionales de pago como la prestigiosa Linotype y otros espacios con fuentes clásicas y de autor como MyFonts o Behance.

Recuerda que algunas fuentes gratuitas lo son solo para determinados usos, pero no para los comerciales.

Consejo número 3: la imagen de tu cubierta debe ser potente y específica

En el contexto actual dominado por una cultura visual fast-food y vampírica, nos encontramos muy a menudo con portadas calcadas unas de otras. Pensemos en el género de la novela nórdica de intriga policíaca y su abundancia de portadas con un lago, un árbol, montañas nevadas y filtros de colores muy fríos de tono azulado y clínico. Funcionan bien, pero este tipo de diseño de portadas de libros se han explotado tanto que parece que ya no transmiten nada.

Te recomendamos que profundices en tu historia, personajes y artefactos clave. Explota el poder simbólico de ellos y conviértelos en el leitmotiv icónico de tu sobrecubierta, cubierta e incluso del detalle de tu lomo. Puedes también extraer un detalle o motivo para que forme parte de las guardas.

Atrévete a tomar tus propias fotos y a integrarlas en el diseño. Si optas por fotografías o ilustraciones de otros autores para crear tu portada de libro y tu cubierta ten presente los derechos de autor.

Tienes cientos de recursos y bibliotecas gratuitas de fotos pensadas para hacer cubiertas y portadas de libros originales como Pexels, Pixabay, y también recursos de pago como Adobe Stock y Shutterstock. En Café del Escritor somos absolutamente fans de los repositorios digitales de la British Library y de la New York Public Library. Así que ahora acabas de pasar a tener 2 millones de imágenes gratuitas, sin derechos y a máxima resolución

Consejo número 4: la tecnología te ayuda a crear tu portada

Si ya sabes cómo hacer una portada de un libro y su cubierta pero no tienes tiempo para estar pensando en cómo encajar todos los elementos, la tecnología te ofrece numerosos recursos para agilizar este proceso creativo.

El programa Canva tiene una versión gratuita con bastantes plantillas o layouts para facilitarte su creación. EDIT.org es otro programa gratuito que te ofrece muchísimas plantillas y opciones para crear cubiertas originales.

También tienes otros recursos digitales para hacerlas como Adobe Spark. Este programa estaba inicialmente pensado para dar salida rápida a la fiebre de contenidos que inundan hasta la saciedad nuestras redes sociales, pero ha evolucionado y ahora te ofrece la posibilidad de crear cubiertas y portadas de libros creativas. En la misma línea funciona la aplicación Flipsnack, así que ¡ya no tienes más excusas!

Consejo número 5: si tu economía te lo permite, encarga tu portada a un profesional

Hasta ahora hemos estado hablando de cómo hacer la cubierta de un libro por tu cuenta. No obstante, si puedes permitírtelo económicamente, como todo en este mundo, lo mejor es dejar que se encargue de ella un profesional. Es una de las mejores inversiones que puedes hacer para publicar tu libro. Conseguirás maximizar las ventas, orientarte mejor hacia tu público y dar a tu obra un verdadero enfoque profesional.

Los diseñadores profesionales tienen una mente ya muy versada en transformar las ideas y conceptos en portadas de libros creativas y exitosas.

Personalmente, soy muy fan de diferentes ilustradores y diseñadores clásicos como Milton Glaser, Wim Crouwel, Chip Kidd, Paula Scher… También de creadores nacionales como Alberto Corazón, Daniel Gil Pila, Jordi Fornas y de la nueva generación gráfica con grandes nombres como Javier Jaén, Cristina Daura o la joven promesa de la ilustración Alejandro Alonso.

Aunque nadie se atreve a cuantificar realmente cómo influye la portada en las ventas, está muy claro que una cubierta atractiva y sugerente genera ventas. Si además tenemos en cuenta la densificación iconográfica en la que vivimos inmersos, unida al ritmo voraz de contenidos donde las imágenes son consumidas y desechadas en segundos para dar paso a otras nuevas resulta indispensable cautivar a los lectores con una buena cubierta.

Fuentes: Estugraf, Editorial Caliope, Calamo y Cran

Portada del post Edicions 62, Seleccions de la cua de palla. Obra de Jordi Fornas.

Entre mis autores favoritos se encuentran Michael Ende, Sharon Zukin, Primo Levi, Borges, Delibes, George Orwell, Jaroslav Hašek, Aldous Huxley, Manuel de Pedrolo, J.Kennedy Toole y tantos otras y otros. Durante los últimos 15 años he colaborado maquetando, diseñando y generando estrategias para el lanzamiento de diferentes revistas y libros, tanto en catalán como español.
Soy Doctor en Historia del Arte y Técnico en diseño gráfico-copywriter.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba